La personalidad importa e impacta

Como recoge el documento de la OCDE «La personalidad importa: pertinencia y evaluación de características de personalidad» de Milos Kankaras en 2017 (1), las características de la personalidad dan forma al comportamiento humano e influyen en diferentes y relevantes ámbitos de la vida. Lo hacen no solo a través de sus efectos directos en los logros vitales, sino también a través de sus efectos indirectos sobre otros factores personales importantes como el desarrollo de capacidades cognitivas, la obtención de calificaciones educativas, la creación de una familia, el desempeño laboral, la inclusión social y el bienestar general de los individuos y las sociedades en su conjunto. 
De hecho, existe evidencia en un creciente cuerpo de investigación empírica sobre la importancia de las características de personalidad para varios ámbitos importantes e impactos vitales (Roberts et al., 2007; Gutman y Schoon, 2013; Heckman y Kautz, 2012; Kautz et al, 2014).
En particular, estos estudios indican que diversos atributos de personalidad tienen una influencia sustancial en ámbitos importantes de la vida, como la educación. logro. estatus ocupacional, productividad, satisfacción laboral y vital, criminalidad, salud y mortalidad.
En lo relativo a la educación y la formación, la personalidad importa. Diferentes meta análisis han demostrado que el factor Responsabilidad tiene un alto impacto en las calificaciones académicas, que se podrían asociar a las habilidades «cognitivas».
Kankaras muestra que de entre las ocho competencias clave enumeradas en el
Marco europeo para el aprendizaje a lo largo de la vida, (2) al menos cuatro se refieren principalmente a rasgos de personalidad y habilidades «no cognitivas»:
  • Aprendiendo a aprender (3):  Los elementos clave incluyen autodisciplina, perseverancia y motivación.
  • Competencias sociales y cívicas (4) :Los elementos clave incluyen habilidades de comunicación, tolerancia, empatía y  afrontar el estrés.
  • Sentido de iniciativa y liderazgo. Emprendimiento (5). Los elementos clave incluyen la capacidad para planificar y gestionar proyectos, habilidades de liderazgo, innovación, asunción de riesgos.
  • Expresión y conciencia cultural. Creatividad (6): Los elementos clave incluyen la apreciación y comprensión de diversas formas culturales de expresión de ideas, experiencias y emociones.
(1) Resumen a partir de: Kankaraš, M. (2017), “Personality matters: Relevance and assessment of personality characteristics”, OECD Education Working Papers, No. 157, OECD Publishing, Paris, http://dx.doi.org/10.1787/8a294376-en
Kankaras revisa en este trabajo la literatura científica que cubre una amplia gama de características de personalidad, discutiendo sus conceptualizaciones y características principales, su relevancia para resultados importantes en la vida y el trabajo, y, las principales formas en que se miden.
(2) Marco europeo de competencias clave para el aprendizaje a lo largo de la vida (versión en español 2006)
(3) «Aprender a aprender» es la habilidad para iniciar el aprendizaje y persistir en él, para organizar su propio aprendizaje y gestionar el tiempo y la información eficazmente, ya sea individualmente o en grupos. Esta competencia conlleva ser consciente del propio proceso de aprendizaje y de las necesidades de aprendizaje de cada uno, determinar las oportunidades disponibles y ser capaz de superar los obstáculos con el fi n de culminar el aprendizaje con éxito. Dicha competencia significa adquirir, procesar y asimilar nuevos conocimientos y capacidades, así como buscar orientaciones y hacer uso de ellas. El hecho de «aprender a aprender» hace que los alumnos se apoyen en experiencias vitales y de aprendizaje anteriores con el fin de utilizar y aplicar los nuevos conocimientos y capacidades en muy diversos contextos, como los de la vida privada y profesional y la educación y formación. La motivación y la confianza son cruciales para la adquisición de esta competencia»
(4) «Las competencias sociales y cívicas  incluyen las personales, interpersonales e interculturales y recogen todas las formas de comportamiento que preparan a las personas para participar de una manera eficaz y constructiva en la vida social y profesional, especialmente en sociedades cada vez más diversificadas, y, en su caso, para resolver conflictos. La competencia cívica prepara a las personas para participar plenamente en la vida cívica gracias al conocimiento de conceptos y estructuras sociales y políticas, y al compromiso de participación activa y democrática».

(5) «Por sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor se entiende la habilidad de la persona para transformar las ideas en actos. Está relacionado con la creatividad, la innovación y la asunción de riesgos, así como con la habilidad para planificar y gestionar proyectos con el fin de alcanzar objetivos. En esta competencia se apoyan todas las personas, no sólo en la vida cotidiana, en casa y en la sociedad, sino también en el lugar de trabajo, al ser conscientes del contexto en el que se desarrolla su trabajo y ser capaces de aprovechar las oportunidades, y es el cimiento de otras capacidades y conocimientos más específicos que precisan las personas que establecen o contribuyen a una actividad social o comercial. Ello debe incluir una concienciación sobre los valores éticos y promover la buena gobernanza.»

(6) «Apreciación de la importancia de la expresión creativa de ideas, experiencias y emociones a través de distintos medios, incluida la música, las artes escénicas, la literatura y las artes plásticas.